Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook

Generación de cristal: Toros y Sotanas

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook

A veces la cotidianeidad de las tardes de trabajo se vuelve muy palpable. Creo que es incluso más cierto en estos tiempos pandémicos que no se dignan a terminar.  Pero siempre aparecen (o generamos) momentos inesperados que irrumpen la rutina. 

El de esta semana fue gracias a un mensaje que recibí en uno de esos grupos de WhatsApp, que con mucho ahínco y poco éxito, intentan entender la naturaleza del hombre del Siglo XXI. En el adjunto estaba la última entrevista al periodista español, Rubén Amón, en The Objective

Amón reflexiona sobre su reciente publicación, El Fin de la Fiesta, donde reivindica la tauromaquia más allá de la usual etiqueta de tradición identitaria de España. En sus declaraciones para la revista, describe a los toros como una experiencia de naturaleza ritualística y litúrgica “en una sociedad cada vez más secularizada y confundida con la idea de la igualdad y la homogeneidad”. 

La sociedad cursi

Ante la llamada “batalla cultural”, actividades (como las corridas de toros) que en el pasado no sólo carecían de controversia sino que atravesaban el espectro ideológico-político en entusiasmo y goce, ahora adquieren dimensiones retóricas que vilipendian a los que aún las disfrutan. 

No conozco a alguien que no haya sido, de una manera u otra, declarado paria por no entretener el ridículo determinismo lingüístico y discursivo de lo políticamente correcto. Incluyo en esta consideración a personas que sostienen ideas progresistas… Como si no fuera obvio que no es una cuestión de ideas, más allá de un puritanismo de lenguaje que no conduce a ninguna clase de progreso verdadero. 

En la entrevista, Amón describe este estado cultural como “amanerado y cursi”. Yo coincido, aunque no necesariamente con su racionalización de la Fiesta de Toros como una experiencia espiritual. Y eso está muy bien. Puede haber matices y no hay que estar de acuerdo en todo. De hecho,  El Fin de la Fiesta ya está en mi carrito de Amazon y ansío que llegue el día que pueda presenciar una corrida. A ver si es que por no haberlo vivido, no siento todo el entusiasmo en mis venas. 

De cristal

De todas sus reflexiones, quizás la más objetiva (y por eso más atinada) es que los toros no deben entenderse a través de posturas ideológicas. Seguramente hoy caminan alrededor de las Plazas de Toros españolas algún progresista amante de la fiesta. Efectivamente, las actividades que hoy son “controversiales”, son virtualmente imposibles de circunscribir a un partido o incluso a una línea ideológica.

Las generalizaciones, entonces, son factualmente erróneas. Son falacias. Como aquella que habla de la “generación de cristal”. Así el Arzobispo de la Ciudad de Panamá calificó en su misa pascual a la juventud del país canalero, cuando claramente los “jóvenes” no son un monolito. Ni son los grupos religiosos “generaciones de acero”. Si lo fueran, no hubiesen protestas y llantos escandalosos en las calles cada vez que un grupo pro-aborto o matrimonio homosexual reclama derechos o reivindica victorias sociales. 

Lo políticamente correcto lo determinan tanto los antitaurinos, como los que visten de sotana. El “cristal” no es exclusivo a una “generación”. Al contrario, abunda, atraviesa y pervierte grupos heterogéneos. Y el cristal es malo en todas sus expresiones: desde los fundamentalistas religiosos hasta los “ofendiditos” de las redes sociales. Promueve una esclerosis social que inhibe cualquier tipo de avance real o la preservación de legados culturales trascendentales. A ver si todos nos dejamos de peleas fútiles cuyo único e inevitable final es la humillación de alguien, y empezamos un discurso que lleve a algo productivo.


Andrés Laguna Martino es asesor de comunicación. Licenciado en Comunicación y Estudios de Retórica y Relaciones Internacionales de la Syracuse University (Nueva York) y máster en Comunicación Política y Corporativa de la Universidad de Navarra

Más artículos

El verano más frío

Nevaba. No precipitaba así en los veranos de la patria. Tampoco que era verano. En los círculos tropicales cae esa lluvia fría

Cumbres, cumbres y más cumbres

En junio pudimos ser testigos del ápice del glamour político, producto de las agendas de la globalización. El espectáculo y el postureo

Otros análisis

javier alcaine

españa

De Panamá para el mundo. Creo firmemente en la sabiduría de ese trillado pero atinado de slogan panameño de ser «puente del mundo y corazón del universo«. Con la comunicación, la estrategia y el diálogo se pueden abrir caminos y crear los vínculos para avanzar objetivos políticos y de empresa.

Con esa misión en mente, me he desempeñado como en los campos de la diplomacia pública, la gestión de gobierno, en organizaciones intergubernamentales y en campañas políticas en Estados Unidos, Panamá y España. Escribo en Vuelta y Vuelta y brindo mis análisis de política y comunicación en La Previa de TVN Radio (Panamá).

Licenciado en Comunicación y Estudios de Retórica y Relaciones Internacionales de la Syracuse University (NY). Máster en Comunicación Política y Corporativa de la Universidad de Navarra.

álvaro garcía

españa

De Panamá para el mundo. Creo firmemente en la sabiduría de ese trillado pero atinado de slogan panameño de ser «puente del mundo y corazón del universo«. Con la comunicación, la estrategia y el diálogo se pueden abrir caminos y crear los vínculos para avanzar objetivos políticos y de empresa.

Con esa misión en mente, me he desempeñado como en los campos de la diplomacia pública, la gestión de gobierno, en organizaciones intergubernamentales y en campañas políticas en Estados Unidos, Panamá y España. Escribo en Vuelta y Vuelta y brindo mis análisis de política y comunicación en La Previa de TVN Radio (Panamá).

Licenciado en Comunicación y Estudios de Retórica y Relaciones Internacionales de la Syracuse University (NY). Máster en Comunicación Política y Corporativa de la Universidad de Navarra.

gabriela páez

venezuela

...
...
...
...
...
......

...

...

..


............



......

rodrigo gómez

españa

Rodrigo estudió la carrera millennial por excelencia -Administración y Dirección de Empresas- para después vivir un periplo por diversas multinacionales en los campos del marketing y las ventas.

En 2019 decide tirarse a la piscina y mudarse a Pamplona para seguir su vocación y cursar el Máster en Comunicación Política y Corporativa.

Desde entonces vive entre la comunicación, los asuntos públicos y la política: Hic manebimus optime.

teófilo beato

argentina

Para Perón la única verdad es la realidad, pero estoy convencido de que esta varía según quien la percibe, estando influenciados por nuestras características personales y el entorno que nos rodea. En VYV comparto mi perspectiva.

Argentino (con todo lo que implica, luces y sombras). Abogado por la Universidad Torcuato Di Tella y Máster en Comunicación Política y Corporativa por la Universidad de Navarra. En VYV, trataré de volcar algo de lo que mi recorrido en el mundo del derecho corporativo y los asuntos públicos me aportó, me aporta, y me aportará (crucemos los dedos).

Escuchemos el doble de lo que hablamos, por algo tenemos dos orejas y una sola boca.

andrés laguna

panamá

De Panamá para el mundo. Creo firmemente en la sabiduría de ese trillado pero atinado de slogan panameño de ser «puente del mundo y corazón del universo«. Con la comunicación, la estrategia y el diálogo se pueden abrir caminos y crear los vínculos para avanzar objetivos políticos y de empresa.

Con esa misión en mente, me he desempeñado como en los campos de la diplomacia pública, la gestión de gobierno, en organizaciones intergubernamentales y en campañas políticas en Estados Unidos, Panamá y España. Escribo en Vuelta y Vuelta y brindo mis análisis de política y comunicación en La Previa de TVN Radio (Panamá).

Licenciado en Comunicación y Estudios de Retórica y Relaciones Internacionales de la Syracuse University (NY). Máster en Comunicación Política y Corporativa de la Universidad de Navarra.