Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook

El que se enoja, pierde

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook

Desde que este espacio de análisis y opinión vio la luz hace poco más de tres meses, quienes formamos parte de Vuelta y Vuelta nos animamos a ajustar permanentemente la mira, evaluándonos sin condescendencia, y con actitud crítica abordar aquellos aspectos pasibles de mejora.

Delineando propuestas tendientes a generar contenido interesante y atractivo sobre la actualidad que nos compete, en última instancia lo que pretendemos -y aquí me tomo la arrogante libertad de hablar en nombre de mis compañeros-, es que lo comunicado deje entrever la dedicación y atención al detalle que involucra cada una de nuestras entregas.

Y el inicio de 2021, que deja atrás un annus horribilis ciertamente inolvidable, es el estímulo ideal para reforzar lo antes mencionado.

A Todo Ritmo

El pasado 7 de enero, tuvimos el placer de contar con Luciano Román para inaugurar el ciclo 2021 de nuestras ‘Vueltas’, cuyo resultado está ya disponible tanto en nuestro sitio web como en YouTube y Spotify.

Con una trayectoria de más de 30 años en el ámbito periodístico, experiencia académica, y habiendo estado a cargo de la Dirección de Comunicación y Prensa de la Cámara de Diputados de la Nación Argentina, el actual consultor y columnista de La Nación (Argentina) aportó claridad y lucidez en torno a tres temas con peso propio, pero íntimamente ligados, de primer orden en el debate público contemporáneo. Hablamos de entorno digital, corrección política y la batalla de las ideas.

Alerta de spoiler: en la charla y en el presente artículo, se apela a generalizaciones ya sea por fines prácticos como para resaltar la relevancia que los asuntos tratados tienen en la coyuntura actual de Occidente. El que se enoja, pierde.

Posteo, luego -tal vez- pienso

Conocedor de las nuevas tendencias en comunicación digital y a su vez un agudo observador del devenir de nuestra sociedad, aprovechamos la oportunidad de conversar con Luciano acerca de los riesgos que trae aparejado estar permanentemente conectados.

Si ya desde hace un par de años es notorio como gran parte de la población -principalmente jóvenes- manifiesta una fuerte dependencia en el uso del teléfono móvil, la pandemia y sus restricciones asociadas no han hecho más que potenciar tal fenómeno. Asimismo, el estreno en Netflix de The Social Dilemma, puso aún más de relieve un algo que aunque resultaba evidente, no era tomado masivamente como una señal de alarma.

En detrimento de la interacción cara a cara, del respeto por ámbitos o acontecimientos determinados -celebraciones, reuniones, encuentros sociales-, la ansiedad disfrazada de necesidad por saber ‘qué está pasando’ muchas veces impide que se note nuestra presencia, dado que al pretender multiplicarnos, terminamos por anularnos. Ello, sin entrar en la discusión sobre el respeto y consideración debidos a quienes se encuentran ‘físicamente’ con nosotros en ese momento.

Uno de los pasajes más interesantes de la charla, fue cuando nuestro invitado manifestó su preocupación por el resultado que surge de la combinación en redes entre hiperconexión e irreflexiva espontaneidad. La interacción social que en gran medida se da en las plataformas digitales, parecería haber matado el silencio, no dejando lugar para el razonamiento, la reflexión serena.

Al inicio de su magnum opus, Bases y puntos de partida para la organización política de la República Argentina, Juan Bautista Alberdi afirmaba que «escribía rápido lo que había pensado despacio». Hoy, a casi 170 años, podríamos decir que al igual que Alberdi, en las redes se sigue escribiendo rápido, con la ‘sutil’ diferencia de que muchos allí piensan muy poco.

Muestra de ello son los inentendibles niveles de hostilidad y delirio que cotidianamente observamos en plataformas como Twitter o Facebook, donde a las claras se perciben altas dosis de improvisación, sin contenido ni sustancia valorable. A ello hay que sumarle la presencia de muchos cobardes, que aprovechando el anonimato que el mundo digital provee, simulan una valentía de cotillón publicando lo que les viene en gana, a sabiendas de que sus acciones no estarán sujetas a responsabilidad alguna, y con total falta de empatía respecto a las consecuencias sufridas por los perjudicados de tales ataques. No son pocos los casos de desenlaces fatales o carreras arruinadas como consecuencia de hostigamientos desmedidos e infundados.

Desconozco si esta ‘tormenta perfecta’ de ansiedad, agresividad, irreflexión y desdén, es causa o consecuencia de los cambios de paradigmas que toda sociedad atraviesa. No obstante, lo que parecería quedar claro, es que si el común de las personas no cultiva intereses demasiado elevados, valorables o constructivos, eso mismo quedará reflejado en su actividad virtual, con la amplificación que esta facilita.

La política de la cancelación y la guerra cultural

Cruento y torpe es el maniqueísmo que desnaturaliza, a todo lo largo y ancho, causas nobles y necesarias como la cuestión de género, la justicia social, la religión o el medioambiente. Si bien ya me expresé al respecto desde este mismo lugar hace un tiempo, la Vuelta 4 resultó de utilidad para compartir nuestra preocupación sobre el atropello al que, diariamente, una hegemónica falsa progresía somete a gran parte de las sociedades occidentales.

De una manera que ni siquiera Gramsci hubiese imaginado mientras escribía sus cuadernos desde el encierro, esta oligarquía ha desparramado su delirio en gobiernos, plataformas digitales, medios de comunicación, claustros universitarios de elite, compañías multinacionales o instituciones culturales centenarias. Imponiendo, de forma absoluta e inapelable, un código moral propio aparentemente puro, ha logrado polemizar de forma disparatada hasta sobre legados de valor universal, en campos variados como el de la política, las artes o el deporte.

Esto del Sr. Prime es, sencillamente, increíble.

Sobran los ejemplos y cada día despertamos con otros nuevos. Tal es el caso de Edison Cavani, que mencionamos en el video, futbolista uruguayo del Manchester United, quien vía Instagram agradeció la felicitación de un amigo utilizando la palabra «negrito» en su mensaje. Miles de libras de multa y suspensión de varios partidos. Con total desconocimiento sobre las costumbres y modismos propios del Río de la Plata, y sin ningún interés por empaparse de ellos, la asociación inglesa actuó de oficio, y de manera sumarísima juzgó al delantero como a un criminal de la peor calaña, a quien su club dejó desamparado y expuesto, debió disculparse humillado, sabiéndose el eslabón más débil de la cadena.

Como en el episodio de Cavani -quien nunca tuvo la intensión de ofender al receptor del mensaje ni este se sintió agraviado-, parecería que nuestro comportamiento está siendo constantemente supervisado por un paladín de la justicia, que a fin de proteger a ‘los vulnerables’, promueve una cultura de la cancelación propia de aquellos regímenes absolutistas tan vilipendiados por la historia.

El mensaje de la ‘polémica’

Me gustaría recoger lo escrito por Karina Mariani, directora de la filial argentina del Club de los Viernes, en relación al caso: Los disculpantes y sus preceptores no terminan de entender que el caprichoso dios de los ofendidos no se sacia con disculpas, en realidad, nunca obtiene saciedad. Los dioses resentidos, como Hades, Tántalo, Cronos o Corrección política, no pueden obtener la paz porque no nacen de la virtud sino del odio.”

Ante tal diagnóstico, tener presente lo recomendado por L. Román en nuestra charla, respecto a no renunciar al espíritu crítico, al debate racional, que es lo que evitará que sucumbamos como sociedad ante atropellos hegemónicos como los actuales. A fin de cuentas, los usos y costumbres de una comunidad ‘libre’, se asientan paulatinamente a través del consenso social general, sin trámite exprés ni guías morales iluminados.

Buen arranque de año.


Teófilo Beato es abogado por la Universidad Torcuato Di Tella (Argentina), máster en Comunicación Política & Corporativa por la Universidad de Navarra, y cofundador de Vuelta y Vuelta.

Más artículos

Entrevista Irene Matías Campano – APRI

Desde Vuelta y Vuelta siempre hemos abogado por la profesionalización y consecuente institucionalización del lobby, al considerarlo una actividad fundamental para la

Otros análisis

javier alcaine

españa

De Panamá para el mundo. Creo firmemente en la sabiduría de ese trillado pero atinado de slogan panameño de ser «puente del mundo y corazón del universo«. Con la comunicación, la estrategia y el diálogo se pueden abrir caminos y crear los vínculos para avanzar objetivos políticos y de empresa.

Con esa misión en mente, me he desempeñado como en los campos de la diplomacia pública, la gestión de gobierno, en organizaciones intergubernamentales y en campañas políticas en Estados Unidos, Panamá y España. Escribo en Vuelta y Vuelta y brindo mis análisis de política y comunicación en La Previa de TVN Radio (Panamá).

Licenciado en Comunicación y Estudios de Retórica y Relaciones Internacionales de la Syracuse University (NY). Máster en Comunicación Política y Corporativa de la Universidad de Navarra.

álvaro garcía

españa

De Panamá para el mundo. Creo firmemente en la sabiduría de ese trillado pero atinado de slogan panameño de ser «puente del mundo y corazón del universo«. Con la comunicación, la estrategia y el diálogo se pueden abrir caminos y crear los vínculos para avanzar objetivos políticos y de empresa.

Con esa misión en mente, me he desempeñado como en los campos de la diplomacia pública, la gestión de gobierno, en organizaciones intergubernamentales y en campañas políticas en Estados Unidos, Panamá y España. Escribo en Vuelta y Vuelta y brindo mis análisis de política y comunicación en La Previa de TVN Radio (Panamá).

Licenciado en Comunicación y Estudios de Retórica y Relaciones Internacionales de la Syracuse University (NY). Máster en Comunicación Política y Corporativa de la Universidad de Navarra.

gabriela páez

venezuela

...
...
...
...
...
......

...

...

..


............



......

rodrigo gómez

españa

Rodrigo estudió la carrera millennial por excelencia -Administración y Dirección de Empresas- para después vivir un periplo por diversas multinacionales en los campos del marketing y las ventas.

En 2019 decide tirarse a la piscina y mudarse a Pamplona para seguir su vocación y cursar el Máster en Comunicación Política y Corporativa.

Desde entonces vive entre la comunicación, los asuntos públicos y la política: Hic manebimus optime.

teófilo beato

argentina

Para Perón la única verdad es la realidad, pero estoy convencido de que esta varía según quien la percibe, estando influenciados por nuestras características personales y el entorno que nos rodea. En VYV comparto mi perspectiva.

Argentino (con todo lo que implica, luces y sombras). Abogado por la Universidad Torcuato Di Tella y Máster en Comunicación Política y Corporativa por la Universidad de Navarra. En VYV, trataré de volcar algo de lo que mi recorrido en el mundo del derecho corporativo y los asuntos públicos me aportó, me aporta, y me aportará (crucemos los dedos).

Escuchemos el doble de lo que hablamos, por algo tenemos dos orejas y una sola boca.

andrés laguna

panamá

De Panamá para el mundo. Creo firmemente en la sabiduría de ese trillado pero atinado de slogan panameño de ser «puente del mundo y corazón del universo«. Con la comunicación, la estrategia y el diálogo se pueden abrir caminos y crear los vínculos para avanzar objetivos políticos y de empresa.

Con esa misión en mente, me he desempeñado como en los campos de la diplomacia pública, la gestión de gobierno, en organizaciones intergubernamentales y en campañas políticas en Estados Unidos, Panamá y España. Escribo en Vuelta y Vuelta y brindo mis análisis de política y comunicación en La Previa de TVN Radio (Panamá).

Licenciado en Comunicación y Estudios de Retórica y Relaciones Internacionales de la Syracuse University (NY). Máster en Comunicación Política y Corporativa de la Universidad de Navarra.