Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook

Cumbres, cumbres y más cumbres

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook

En junio pudimos ser testigos del ápice del glamour político, producto de las agendas de la globalización. El espectáculo y el postureo usualmente imperan sobre el consenso de cambios sistémicos importantes. Cumbres como las del G7 funcionan para poco más que “mandar mensajes”, “reafirmar principios” y “alinear agendas”. Sin embargo, en el G7 de este año–quizá por el contexto pandémico y las nuevas exigencias sociales–sí produjo una promesa importante. Las siete economías más grandes del mundo se comprometieron a establecer una tasa fiscal mínima global del 15 por ciento para las grandes corporaciones.

No obstante, anuncios como estos son la excepción. Las cumbres internacionales de este calado no pasan desapercibidas por los perfiles de quienes las atienden. ¿Recuerdan la foto de los aliados de Estados Unidos (EEUU) intentando convencer a Trump? Los momentos los hacen las personalidades de los presentes, no así los contenidos y debates que se esgrimen en estos foros. En la muy mediatizada “cumbre” entre Putin y Biden, acaparó la atención el ataque del presidente “líder del mundo libre” a la corresponsal de CNN. (A pesar de las posteriores disculpas de Biden, punto para Putin ahí).

He aquí el indicador de éxito de las cumbres: el manejo narrativo. Sí, es útil que se lleguen a acuerdos importantes, como el del G7. Es eso lo que esperan los ciudadanos que representan estos Jefes de Estado. Pero de muy poco vale un éxito de gestión diplomática, si la cobertura de los eventos resulta desfavorable

***

La “puesta en escena” de los líderes y el manejo de su discurso se vuelven factores determinantes. Junio nos brindó algunos ejemplos de qué no hacer. La Vicepresidente Kamala Harris, por ejemplo, demostró inconsistencias e imprecisiones en su gira por Guatemala y México. En un viaje que consistía en los temas de la migración y la corrupción, sus respuestas ante cuestionamientos sobre su (hasta entonces) no-visita a la frontera de Estados Unidos, dejaron tanto a medios como a opositores insatisfechos. 

Harris también realizó un llamado con una inesperada contundencia. “No vengan” dijo a las personas que se plantean hacer el viaje a pie hasta el norte. “No vengan”, repitió. Lo que parecía una táctica para mostrar fuerza, probó ser la mayor debilidad en el mensaje que preparó la administración. Voces de disenso voltearon el significado de su mensaje, dotando a la vicepresidente y al país de un aura de hipocresía. 

Del otro lado del Atlántico, Iván Espinosa de los Monteros, vicesecretario de relaciones internacionales y portavoz parlamentario de Vox en España, quien con palabras similares alguna vez se dirigió desde el Congreso a quienes pensaban cruzar de África a España en pateras, señaló: 

“Como Kamala Harris no se ha afiliado a Vox, debe ser que en Estados Unidos la izquierda, los demócratas y los progresistas están asumiendo palabra por palabra nuestro programa…Espero nadie tilde a Harris de xenofobia, odio o incluso racismo, siendo ella una persona de color”

Por otra parte, dentro de las filas del propio partido de gobierno en EEUU, Alexandra Ocasio-Cortez mostró su decepción en un tweet que aludía al rol desestabilizador de Washington en Latinoamérica:

El consenso de las reacciones de Espinosa como las de Ocasio-Cortez, a pesar de reposar en las antípodas del espectro ideológico, son prueba de un creciente descontento con el aparato conformado por quienes normalmente apelan a argumentos y posiciones mainstream, políticos y otras figuras que podrían llamarse, por ejemplo, “de centro”. El establishment está desgastado y quienes intenten salir de ese molde con estrategias mal diseñadas y discursos fáciles, solo podrán generar descontentos. 

***

Pero Junio dio buenos ejemplos también. Algunos encuentros demostraron solidez de las narrativas de sus participantes y la capacidad de llegar a acuerdos.

Úrsula Von der Leyen, Presidente de la Comisión Europea, se embarcó en una travesía continental para las presentaciones de los planes de Next Generation EU por parte de los Jefes de Gobierno de los Estados Miembros. A pesar de la heterogeneidad de un viaje por países distintos, la consistencia de las imágenes y otros elementos discursivos dejan a Von der Leyen en una buena posición, al menos mediáticamente.

Sin un buen manejo mediático, sin preparación, sin estrategia, la diplomacia puede ser un arma en contra de los objetivos de gestión institucional. La comunicación y las relaciones internacionales van ligadas y la segunda no puede funcionar sin un manejo efectivo de la primera.


Andrés Laguna Martino es B.S. en Comunicación y Estudios de Retórica y B.A. en Relaciones Internacionales por la Syracuse University (Nueva York) y Máster en Comunicación Política y Corporativa por la Universidad de Navarra (@AndresLagunaPTY)

Más artículos

El verano más frío

Nevaba. No precipitaba así en los veranos de la patria. Tampoco que era verano. En los círculos tropicales cae esa lluvia fría

Otros análisis

javier alcaine

españa

De Panamá para el mundo. Creo firmemente en la sabiduría de ese trillado pero atinado de slogan panameño de ser «puente del mundo y corazón del universo«. Con la comunicación, la estrategia y el diálogo se pueden abrir caminos y crear los vínculos para avanzar objetivos políticos y de empresa.

Con esa misión en mente, me he desempeñado como en los campos de la diplomacia pública, la gestión de gobierno, en organizaciones intergubernamentales y en campañas políticas en Estados Unidos, Panamá y España. Escribo en Vuelta y Vuelta y brindo mis análisis de política y comunicación en La Previa de TVN Radio (Panamá).

Licenciado en Comunicación y Estudios de Retórica y Relaciones Internacionales de la Syracuse University (NY). Máster en Comunicación Política y Corporativa de la Universidad de Navarra.

álvaro garcía

españa

De Panamá para el mundo. Creo firmemente en la sabiduría de ese trillado pero atinado de slogan panameño de ser «puente del mundo y corazón del universo«. Con la comunicación, la estrategia y el diálogo se pueden abrir caminos y crear los vínculos para avanzar objetivos políticos y de empresa.

Con esa misión en mente, me he desempeñado como en los campos de la diplomacia pública, la gestión de gobierno, en organizaciones intergubernamentales y en campañas políticas en Estados Unidos, Panamá y España. Escribo en Vuelta y Vuelta y brindo mis análisis de política y comunicación en La Previa de TVN Radio (Panamá).

Licenciado en Comunicación y Estudios de Retórica y Relaciones Internacionales de la Syracuse University (NY). Máster en Comunicación Política y Corporativa de la Universidad de Navarra.

gabriela páez

venezuela

...
...
...
...
...
......

...

...

..


............



......

rodrigo gómez

españa

Rodrigo estudió la carrera millennial por excelencia -Administración y Dirección de Empresas- para después vivir un periplo por diversas multinacionales en los campos del marketing y las ventas.

En 2019 decide tirarse a la piscina y mudarse a Pamplona para seguir su vocación y cursar el Máster en Comunicación Política y Corporativa.

Desde entonces vive entre la comunicación, los asuntos públicos y la política: Hic manebimus optime.

teófilo beato

argentina

Para Perón la única verdad es la realidad, pero estoy convencido de que esta varía según quien la percibe, estando influenciados por nuestras características personales y el entorno que nos rodea. En VYV comparto mi perspectiva.

Argentino (con todo lo que implica, luces y sombras). Abogado por la Universidad Torcuato Di Tella y Máster en Comunicación Política y Corporativa por la Universidad de Navarra. En VYV, trataré de volcar algo de lo que mi recorrido en el mundo del derecho corporativo y los asuntos públicos me aportó, me aporta, y me aportará (crucemos los dedos).

Escuchemos el doble de lo que hablamos, por algo tenemos dos orejas y una sola boca.

andrés laguna

panamá

De Panamá para el mundo. Creo firmemente en la sabiduría de ese trillado pero atinado de slogan panameño de ser «puente del mundo y corazón del universo«. Con la comunicación, la estrategia y el diálogo se pueden abrir caminos y crear los vínculos para avanzar objetivos políticos y de empresa.

Con esa misión en mente, me he desempeñado como en los campos de la diplomacia pública, la gestión de gobierno, en organizaciones intergubernamentales y en campañas políticas en Estados Unidos, Panamá y España. Escribo en Vuelta y Vuelta y brindo mis análisis de política y comunicación en La Previa de TVN Radio (Panamá).

Licenciado en Comunicación y Estudios de Retórica y Relaciones Internacionales de la Syracuse University (NY). Máster en Comunicación Política y Corporativa de la Universidad de Navarra.