Share on whatsapp
Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook

Cristina Kirchner: entre Dick Cheney y la inviolabilidad del monarca

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on facebook
Facebook

Imagino estimado lector, que usted está al tanto de la polémica vigente hoy en España alrededor de la figura de Don Juan Carlos, Rey y Jefe de Estado de aquel país durante casi 40 años, figura central de la Transición, y emérito desde su abdicación en junio de 2014 en favor de su hijo Felipe VI. Numerosos hechos de llamativa opacidad y sumas millonarias, que habrían ocurrido tanto durante como después de su reinado, lo tendrían como actor principal.

Lo interesante de la cuestión, por lo menos para alguien como quien escribe, proveniente de una nación en la que no impera un sistema monárquico, es la discusión que se da en torno al precepto constitucional referido a la Inviolabilidad de la persona del Rey, contenido en el artículo 56 inciso 3° de la ley suprema ibérica, y según el cual éste no está sujeto a responsabilidad. Si bien se debate la doctrina jurídica -y la mediática también- si dicha inviolabilidad abarca a toda acción del monarca o si únicamente se refiere a los actos correspondientes a su rol como Jefe de Estado, habría consenso en que tal «blindaje» desaparece una vez consumada su abdicación. Por lo tanto, Don Juan Carlos podría ser responsable por actos acontecidos a partir de ese momento, y que por su endeble legalidad, sean plausibles de juzgamiento.

Monarca patagónica

Ahora bien, resulta llamativo que en Argentina, una república democrática, representativa y federal, haya personalidades con pretensiones similares a las prescriptas por la Constitución española para el titular de la Corona. Con estrategias tal vez menos elegantes, un tanto rústicas, y según se comenta inconstitucionales, la vicepresidente Cristina Fernández de Kirchner busca a toda costa contar con un status semejante al del pater familias de la Zarzuela, y a perpetuidad.

A rigor de verdad, si se lo piensa un poco, algo de lógica podemos llegar a encontrar en el razonamiento de nuestra monarca patagónica. No debe ser sencillo ver el nombre de su difunto marido en innumerable cantidad de calles, escuelas, estatuas, hospitales, premios, competiciones deportivas o edificios públicos, y aún así no sentirse especial. Basta observar el mausoleo en el que descansan sus restos para dimensionar tamaña estirpe.

Centro Cultural Kirchner

El poder tras bambalinas

Recordemos que Alberto Fernández, presidente en funciones, fue designado por su compañera de fórmula -algo inusitado- y resultó ganador de la contienda electoral gracias, en gran medida, a los votos por ella aportados.

Así, AF se encarga de la gestión diaria de un país que está con respiración asistida, es responsable de equilibrar las cuentas públicas, controlar la inflación, revitalizar el tejido productivo, evitar una hecatombe social y hacerle creer al mundo que somos un país confiable digno de recibir sus divisas. Ella, por su parte, sabiéndose la real jefa del oficialismo, reparte su tiempo entre dinamitar toda pretensión estabilizadora de su subalterno y aliviar su situación judicial personal. Recordemos que el menú de causas que por las que está procesada van desde acusaciones de lavado, corrupción, enriquecimiento ilícito hasta encubrimiento, asociación delictiva y defraudación al Estado. Lo típico que cosecha todo gobernante latinoamericano que haya dejado alguna huella. Pepe Mujica, honrosa excepción.

Ante lo particular del escenario, resulta útil rememorar la figura de quien ocupó la vicepresidencia estadounidense durante ambos períodos de George W. Bush (2000-2008), atribuyéndosele el rol de «monje negro» de la administración, el jefe en las sombras. Hablo del señor Richard “Dick” Cheney, unánimemente considerado el vicepresidente más poderoso en la historia de los Estados Unidos, y que durante su tiempo en el cargo supervisó una expansión inédita de las prerrogativas gubernamentales en materia de seguridad nacional, vigilancia y antiterrorismo. La película Vice (2018), en la que Christian Bale encarna a Cheney, da un buen pantallazo -en clave hollywoodense- del legado que dejó en el país del norte. Imperdible.

 Photograph: Brendan Smialowski/Getty Images

Lo que encuentro interesante destacar con esta mención, es la enorme gravitación de CFK y Cheney en el organigrama de poder, desde un puesto históricamente protocolar, insípido, usualmente sin silla en la mesa chica donde se toman las decisiones. Aun con formas de gestionar diametralmente distintas y prioridades sin ningún tipo de comparación, estas dos figuras capitalizan con éxito el segundo plano inherente a su cargo, para desde allí actuar de acuerdo a su propia agenda. En el caso de CFK, como ya mencioné, para continuar con libertad ambulatoria.

De esta manera, podemos percatarnos del empeño de la vicepresidente y su feligresía en presionar al Poder Judicial, impulsando una reforma de su estructura, funcional a sus pretensiones, o buscando apartar a aquellos jueces a lo que les toque intervenir en causas sensibles y de pronóstico adverso. También se percibe su ímpetu al intervenir en el nombramiento de un nuevo Procurador General de la Nación -el jefe de todos los fiscales-, o en poner en tela de juicio la integridad de los propios magistrados de la Corte Suprema de la Nación, última instancia procesal e intérprete final de la Constitución.

Este socavamiento de las instituciones, junto con el aborrecimiento hacia la división de poderes, pone una vez más de manifiesto las ansias feudales de la líder del cuarto gobierno kirchnerista, quien desde el Instituto Patria despliega una agenda predominantemente personalista, y cuya principal víctima es la Argentina toda.

Lamentablemente, en este melodrama juegan un rol fundamental los dos stakeholders predilectos del kirchnerismo. Por un lado, el mundo de las artes, repleto de falsa progresía y fervientes revolucionarios vía Instagram y Twitter. Y por el otro, «el pueblo», aquel tesoro etéreo y amorfo, que desde la época del General con sus veinte verdades, el movimiento y sus derivados han intentado homogeneizar, tomándolo como botín de guerra. Con indisimulable éxito, a decir verdad.

A fin de cuentas, «la izquierda da fueros», y es así como CFK, emulando a Cheney, busca llegar a ser Juan Carlos.


Teófilo Beato es abogado por la Universidad Torcuato Di Tella (Argentina) y máster en Comunicación Política y Corporativa por la Universidad de Navarra.

Más artículos

Entrevista Irene Matías Campano – APRI

Desde Vuelta y Vuelta siempre hemos abogado por la profesionalización y consecuente institucionalización del lobby, al considerarlo una actividad fundamental para la

Otros análisis

javier alcaine

españa

De Panamá para el mundo. Creo firmemente en la sabiduría de ese trillado pero atinado de slogan panameño de ser «puente del mundo y corazón del universo«. Con la comunicación, la estrategia y el diálogo se pueden abrir caminos y crear los vínculos para avanzar objetivos políticos y de empresa.

Con esa misión en mente, me he desempeñado como en los campos de la diplomacia pública, la gestión de gobierno, en organizaciones intergubernamentales y en campañas políticas en Estados Unidos, Panamá y España. Escribo en Vuelta y Vuelta y brindo mis análisis de política y comunicación en La Previa de TVN Radio (Panamá).

Licenciado en Comunicación y Estudios de Retórica y Relaciones Internacionales de la Syracuse University (NY). Máster en Comunicación Política y Corporativa de la Universidad de Navarra.

álvaro garcía

españa

De Panamá para el mundo. Creo firmemente en la sabiduría de ese trillado pero atinado de slogan panameño de ser «puente del mundo y corazón del universo«. Con la comunicación, la estrategia y el diálogo se pueden abrir caminos y crear los vínculos para avanzar objetivos políticos y de empresa.

Con esa misión en mente, me he desempeñado como en los campos de la diplomacia pública, la gestión de gobierno, en organizaciones intergubernamentales y en campañas políticas en Estados Unidos, Panamá y España. Escribo en Vuelta y Vuelta y brindo mis análisis de política y comunicación en La Previa de TVN Radio (Panamá).

Licenciado en Comunicación y Estudios de Retórica y Relaciones Internacionales de la Syracuse University (NY). Máster en Comunicación Política y Corporativa de la Universidad de Navarra.

gabriela páez

venezuela

...
...
...
...
...
......

...

...

..


............



......

rodrigo gómez

españa

Rodrigo estudió la carrera millennial por excelencia -Administración y Dirección de Empresas- para después vivir un periplo por diversas multinacionales en los campos del marketing y las ventas.

En 2019 decide tirarse a la piscina y mudarse a Pamplona para seguir su vocación y cursar el Máster en Comunicación Política y Corporativa.

Desde entonces vive entre la comunicación, los asuntos públicos y la política: Hic manebimus optime.

teófilo beato

argentina

Para Perón la única verdad es la realidad, pero estoy convencido de que esta varía según quien la percibe, estando influenciados por nuestras características personales y el entorno que nos rodea. En VYV comparto mi perspectiva.

Argentino (con todo lo que implica, luces y sombras). Abogado por la Universidad Torcuato Di Tella y Máster en Comunicación Política y Corporativa por la Universidad de Navarra. En VYV, trataré de volcar algo de lo que mi recorrido en el mundo del derecho corporativo y los asuntos públicos me aportó, me aporta, y me aportará (crucemos los dedos).

Escuchemos el doble de lo que hablamos, por algo tenemos dos orejas y una sola boca.

andrés laguna

panamá

De Panamá para el mundo. Creo firmemente en la sabiduría de ese trillado pero atinado de slogan panameño de ser «puente del mundo y corazón del universo«. Con la comunicación, la estrategia y el diálogo se pueden abrir caminos y crear los vínculos para avanzar objetivos políticos y de empresa.

Con esa misión en mente, me he desempeñado como en los campos de la diplomacia pública, la gestión de gobierno, en organizaciones intergubernamentales y en campañas políticas en Estados Unidos, Panamá y España. Escribo en Vuelta y Vuelta y brindo mis análisis de política y comunicación en La Previa de TVN Radio (Panamá).

Licenciado en Comunicación y Estudios de Retórica y Relaciones Internacionales de la Syracuse University (NY). Máster en Comunicación Política y Corporativa de la Universidad de Navarra.